Si bien es rara la aparición de un Tumor Primario en la columna vertebral, sí hay más incidencia de Tumores Metastásicos, que pueden darse tanto en Partes Blandas, en Partes Duras o en ambas.

Los tumores pueden ser de multitud de clases, algunos más agresivos y de evolución más rápida (generalmente hay que operarlos) y otros menos agresivos que pueden tratar de controlarse mediante otros tratamientos (quimioterapia…)

Los tumores de Partes Duras suelen producir una destrucción de la vértebra, o de diferentes estructuras de la misma, que generarán una inestabilidad y una modificación de la anatomía de la columna.

En ese caso, generalmente hay que operarlos, independientemente de si se logran controlar o no, para devolver la normalidad anatómica y la funcionalidad a la columna.

También hay casos de tumores de Partes Blandas que hay que operar, al afectar a estructuras vitales. Tal es el caso de los Tumores Intra-Medulares, que suelen producir Parálisis, a veces irreversibles.

Generalmente aparece como una metástasis de un cáncer principal. Hay muchos tipos de tumores, y pueden afectar tanto a las partes blandas como a las propias vértebras.

Generan una destrucción de parte de la vértebra, lo que conlleva a una inestabilidad. El Tumor en sí genera dolor, pero también la inestabilidad que produce, ya que puede llevar a una estenosis, dolor facetario, escoliosis…

También hay Tumores Intramedulares que hay que extirpar quirúrgicamente.