carrusel_tab_20151130_170309Las infiltraciones epidurales de esteroides son una opción frecuente para el tratamiento de muchas formas de dolor lumbar y dolor de piernas. Se han utilizado para problemas lumbares, y siguen siendo una parte integral del tratamiento no quirúrgico de ciática y dolor lumbar. El objetivo de la infiltración es el alivio del dolor; a veces la infiltración por sí sola es suficiente para proporcionar alivio, pero con frecuencia una infiltración epidural de esteroides se usa en combinación con un programa integral de rehabilitación para proporcionar un beneficio adicional.

Hay muchísimas opciones, y por lo tanto una gran cantidad de alternativas y decisiones, cuando se trata de elegir infiltraciones contra el dolor. Infiltración epidural de esteroides se utilizan para aliviar el dolor que se siente en la región del cuello (cervical) y en la región media de columna vertebral (torácica) y región lumbar.

Los efectos de las infiltraciones suelen ser temporales (alivio del dolor durante una semana hasta un año), una infiltración epidural puede ser muy beneficiosa para un paciente durante un episodio agudo de dolor de espalda o de piernas. Es importante destacar que una infiltración puede proporcionar suficiente alivio del dolor para permitir que el paciente evolucione con un programa de rehabilitación con elongaciones y ejercicios. Si la infiltración inicial es eficaz para un paciente, puede recibir hasta tres inyecciones en el período de un año.

¿Cómo funcionan las infiltraciones?

Una infiltración epidural de esteroides administra esteroides directamente en el espacio epidural en la columna vertebral. A veces se utiliza líquido adicional (anestésico local o solución salina normal) para ayudar a ‘enjuagar’ del área los mediadores de la inflamación que pudieran ser una fuente de dolor.

El espacio epidural rodea el saco dural y contiene tejido adiposo y vasos sanguíneos pequeños. El saco dural rodea la médula espinal, las raíces nerviosas y el líquido cefalorraquídeo (líquido donde se encuentran las raíces nerviosas).
Generalmente, se utiliza una solución que contiene cortisona (esteroide) con un anestésico local (lidocaína o bupivacaína), y/o solución salina.

Un esteroide, o la cortisona, generalmente se inyecta como agente antiinflamatorio. La inflamación es un componente común de muchas afecciones de la columna lumbar, y la reducción de la inflamación ayuda a reducir el dolor. El acetónido de triamcinolona, la dexametasona y el acetato de metilprednisolona son esteroides que se utilizan con frecuencia.
La lidocaína (también llamada xilocaína) es un anestésico local de acción rápida que se utiliza para el alivio temporal del dolor. La bupivacaína, un medicamento de mayor duración, también se puede utilizar. Aunque se usan principalmente para el alivio del dolor, estos anestésicos locales actúan también como agentes de ‘enjuague’ para diluir los agentes químicos o inmunitarios que promueven la inflamación.

La solución salina se utiliza para diluir el anestésico local o como un agente de “enjuague” para diluir los agentes químicos o inmunitarios que promueven la inflamación.