estenosis¿Qué es la estenosis espinal?

Para comprender la estenosis espinal necesitamos primero una lección de griego: estenosis significa “estrechamiento”. Por lo tanto, la estenosis espinal es un estrechamiento de la columna. Para explicarlo más en detalle, la estenosis espinal se da cuando se estrechan los canales por los que viajan la médula espinal y las raíces nerviosas, y se hacen tan estrechos que la médula y las raíces se comprimen.

“Nervios y médula espinal comprimidos” no suena agradable y la verdad es que la estenosis espinal no lo es. Puede conducir a dolor en la parte baja de la espalda, las piernas, el cuello, los brazos o las manos. Todo depende de en qué parte de la espalda se están comprimiendo la médula espinal y/o los nervios.
La estenosis espinal puede producirse en cualquier lugar de la columna, pero es más probable en la parte inferior de la espalda (región lumbar) o en el cuello (columna cervical). Tiene sentido que si la estenosis se produce en la parte baja de su espalda se la llame estenosis espinal lumbar y si es en el cuello, estenosis espinal cervical.

La estenosis espinal es bastante común, porque los cambios en la columna son una parte natural del envejecimiento. Por supuesto que esto no quiere decir que sólo la gente mayor puede tener estenosis espinal ni que todos sufrirán estenosis espinal cuando envejezcan, pero es más común en la gente mayor.
Este es un dato sorprendente sobre la estenosis espinal: puede no causar dolor. Los canales de la columna pueden estrecharse pero pueden no presionar la médula espinal ni las raíces nerviosas. Si no hay presión, no hay dolor.

Síntomas de la estenosis espinal

Para obtener el mejor tratamiento para la estenosis espinal es importante reconocer y entender los síntomas. Debido a que la estenosis espinal puede desarrollarse gradualmente a medida que la persona envejece, los síntomas también pueden desarrollarse en forma gradual. Además, los síntomas pueden variar mucho.

Los síntomas también dependen de dónde se ha estrechado el canal vertebral.

Síntomas de la estenosis espinal lumbar: la estenosis espinal en la parte inferior de la espalda (columna lumbar) puede causar dolor o calambres en las piernas cuando se está parado durante largos períodos o al caminar. La molestia normalmente cede si uno se inclina hacia adelante o se sienta, pero regresa al ponerse de pie erguido. Piénselo de esta manera: cuando camina por la tienda de comestibles, ¿inclinarse sobre el carrito de compras reduce el dolor? El dolor que se alivia al inclinarse hacia adelante es típico de la estenosis espinal lumbar. Este tipo de dolor se llama seudoclaudicación, falsa claudicación o claudicación intermitente neurogénica.

Otros síntomas de estenosis espinal lumbar, además del dolor, pueden ser entumecimiento, debilidad u hormigueo en la pierna o el pie, entre otros.
En casos graves de estenosis espinal lumbar, los nervios que van hacia la vejiga o el intestino pueden comprimirse y esto puede provocar una incontinencia parcial o completa. Si está teniendo problemas para controlar esfínteres, debe buscar atención médica inmediatamente.

Síntomas de la estenosis espinal cervical: la estenosis espinal en el cuello (columna cervical) puede provocar dolor en el cuello y los hombros. Puede irradiarse a lo largo del brazo o la mano. El dolor de la estenosis espinal cervical puede ser ocasional o crónico y también puede variar entre leve e intenso.
Causas de estenosis espinal

Los médicos tienen dos formas de clasificar la estenosis espinal. Puede ser primaria: es decir, se sufre desde que uno nace y se la considera un defecto de nacimiento. La estenosis espinal primaria no es muy común, especialmente cuando se la compara con la otra categoría de estenosis espinal, la adquirida.
Ésta es el resultado de una enfermedad o lesión en la columna. La causa principal de estenosis espinal adquirida es el desgaste natural de la columna debido a la edad. De hecho, la causa directa más común de estenosis espinal es la osteoartritis, que se produce cuando el cartílago que protege las articulaciones comienza a degenerarse debido al envejecimiento.

En las personas jóvenes, el cartílago es liso. A medida que se envejece, el cartílago puede volverse áspero o puede desgastarse por completo, permitiendo que los huesos hagan fricción entre ellos. El cuerpo reacciona ante esta fricción produciendo pequeños crecimientos óseos llamados espolones óseos (osteofitos). Este es un esfuerzo por limitar el movimiento y de esa forma, limitar el dolor que produce la fricción de los huesos.

Esto es relativamente cierto: si la persona se moviera menos, el dolor probablemente se reduciría. Sin embargo, uno no puede dejar de moverse por completo y el menor movimiento también reduce la calidad de vida. Además, estos espolones óseos pueden crear otro tipo de dolor. En la columna, pueden estrechar el canal espinal (esto es la estenosis espinal), lo que, a su vez, puede comprimir la médula espinal y las raíces nerviosas.

Además de la osteoartritis, puede desarrollarse estenosis espinal también por problemas en los discos intervertebrales. Los discos intervertebrales pueden abultarse o pueden romperse o desgarrarse (hernia de disco). Un disco abultado o los fragmentos de un disco herniado pueden sobresalir hacia el canal vertebral o pinzar el nervio que se extiende a través de los forámenes. Los ligamentos que conectan las vértebras también pueden degenerarse y sacar a una o más vértebras de lugar, y éstas pueden pinzar la médula espinal o los nervios.

Los factores de riesgo tanto para la osteoartritis de la columna como para los problemas de disco son, entre otros, el envejecimiento, las malas posturas, los deportes de alto impacto y el sobrepeso.