Es una combinación fantástica de huesos fuertes, ligamentos y tendones flexibles, músculos grandes y nervios muy sensibles. Está diseñada para ser increíblemente fuerte y proteger las raíces nerviosas altamente sensibles, y al mismo tiempo muy flexible para posibilitar el movimiento en muchos planos. La mayoría de nosotros da por sentado esta yuxtaposición de fuerza, estructura y flexibilidad en la vida cotidiana, hasta que algo sale mal. Una vez que tenemos dolor de espalda, debemos saber qué anda mal y qué debemos hacer para aliviar el dolor y evitar que suceda nuevamente.

¿De qué forma la columna vertebral puede producir dolor de espalda?

Diversas estructuras en la columna vertebral pueden causar dolor de espalda, potencialmente cuando:

  • Las raíces de los grandes nervios que van a las piernas y brazos están irritadas
  • Los nervios más pequeños que inervan la columna vertebral están irritados
  • El par de músculos grandes de las espalda (erectores de la columna vertebral) están distendidos
  • Los huesos, ligamentos o articulaciones están lesionadas
  • El espacio intervertebral en sí mismo es una fuente de dolor.

Por lo tanto, es importante realizar una revisión de la anatomía de la columna vertebral para entender las causas del dolor de espalda, dolor de cuello, y ciática (dolor de la pierna), y evaluar las opciones de tratamiento.